Guía rápida: Cómo marinar carnes

Guía rápida: Cómo marinar carnes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

 
Marinar la carne antes de asarla, además de darle un sabor especial, también hace que tenga una textura más suave y que esté mucho más tierna. En la mayoría de los casos, lo ideal es dejar marinando la carne durante toda la noche en la nevera, colocando la pieza con su marinado en una bolsa de plástico para conservar o congelar alimentos de tamaño grande. Sin embargo, cada tipo de carne requiere un macerado distinto.

Carne de pavo o pollo: Se pone el pavo dentro de una bolsa y se hace el siguiente macerado: vaso y medio de vino blanco semi-dulce, un chorrito de oporto (opcional), medio vaso de zumo de manzana o melocotón, 2 cucharadas de miel, 3 cucharadas de salsa de soja, 5 dientes de ajo, 1 cebolla cortada, 1 cucharadita de hierbas de tu preferencia, el zumo de un limón, sal y granos de pimienta. Se mezcla todo muy bien y se echa el macerado en la bolsa. Se agita vigorosamente y se mete dentro de la nevera durante toda la noche. En este caso, no se echa el macerado en la fuente donde se asará el ave, pero sí se puede utilizar para regarlo durante el asado, o bien para añadir a la salsa.

Carne de ternera: Se pone la ternera en una bolsa y se prepara el macerado con: 4 ajos sin pelar, media botella de vino tinto, 3 cucharadas de mostaza Dijon, 2 hojas de laurel, la cáscara de medio limón, 2 cebollas cortadas, perejil fresco, 2 cucharadas de salsa de soja, sal y pimienta. Se mezcla muy bien y se echa a la bolsa. Se agita y se deja toda la noche. Al igual que el marinado para aves, se utiliza el líquido para regar la ternera durante el asado y para la salsa.

Carne de cordero: Coloca los trozos de cordero en una bolsa y añade vino tinto, limones cortados en cuartos, granos de pimienta, ramitas de romero y/o tomillo, unos dientes de ajo sin pelar, una cebolla cortada, sal y un palito de canela roto en dos trozos. Se agita bien la bolsa y se mete dentro de la nevera durante toda la noche. Al día siguiente se ponen la carne y el macerado sin la canela en una fuente para asar.

Sin comentarios

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.